Tendencias

Cómo hacer un buen prototipo para validar tu idea

Saber qué es lo que quiere un cliente o un usuario es de lo más complejo y primordial en el éxito de un proyecto.

Cómo hacer un buen prototipo para validar tu idea

Una de las estadísticas más aterradoras en el mundo del emprendimiento es aquella de la tasa de fracaso; en México, de acuerdo con el Instituto del Fracaso, 75% de los emprendimientos no logra pasar los 2 años de existencia. Esto se puede deber a muchos factores como ingresos insuficientes, una planeación deficiente, problemas en la ejecución y uno de los principales: la falta de un proceso de análisis. Nosotros queremos ayudarte a que no formes parte de estas cifras al presentarte técnicas y herramientas para generar prototipos y así mejorar el proceso de análisis.

Seguramente te ha pasado que las palabras no son suficientes para plasmar o describir una idea, entonces cómo te puedes asegurar de que las labores de desarrollo estén bien enfocadas a lo que quieres; o más aún, cómo te puedes asegurar que lo que te imaginas es realmente lo que busca tu cliente o usuario.

1 – Empieza por dibujos en papel

Plasma la idea general de la página o aplicación en una hoja de papel. La idea es que la gente pueda entender el funcionamiento general de lo que piensas construir y tú puedes aprender de la retroalimentación que recibas; comentarios como: “Me gustaría un botón aquí” o “Esto no lo entiendo muy bien” es como oro molido para ti. Puedes hacer tantas iteraciones hasta que tengas un prototipo que te convenza.

2 – Simula el prototipo

No es lo mismo ver los dibujos que poder interactuar con algo. Nosotros utilizamos y te recomendamos la herramienta de Invision. Es una plataforma que te permite subir tus diseños de pantallas (pueden ser los dibujos que hiciste anteriormente) y darles acciones a ciertas áreas de tal forma que se simule el flujo de navegación. Esta simulación la puedes ver desde tu celular y da una muy buena sensación de estar trabajando con un producto totalmente terminado. La ventaja es que aún no has invertido un peso en el desarrollo y ya puedes seguir probando tu idea con tu cliente. Seguirán saliendo comentarios de mejora y podrás seguir haciendo modificaciones e iteraciones.

3 – Mejora tu diseño

Cuando tienes un prototipo validado, vale muchísimo invertir en contratar a alguien de diseño o mejor aún, alguien que conozca los conceptos de Diseño de Experiencia de Usuario (UX). Créenos cuando decimos que llevarán tu idea a otro nivel. Para hacer los diseños preliminares (mockpus o wireframes) hay muchas herramientas en el mercado; nosotros recomendamos Wirefram.cc o JustInMind. Cuando se tenga listo, vuelve a simular y a probar; entre más completo esté tu prototipo, menos incertidumbre habrá en la etapa de desarrollo y más definido estará el alcance del proyecto (tiempo y dinero que se requerirá para hacer algo).

Saber qué es lo que quiere un cliente o un usuario es de lo más complejo y primordial en el éxito de un proyecto y un prototipo realizado de esta forma reduce muchísimas incertidumbres. Además, es más fácil y económico iterar y «pivotear» tu idea sobre algo diseñado en papel que cuando hay que modificar la funcionalidad que ya se tiene desarrollada en una pantalla.

TEMAS