Innovación Universitaria

Cinco preparatorianas españolas diseñan bolsas degradables en el agua

Partiendo de la nueva ley con la que en 2021, en Europa, todos los plásticos de un solo uso estarán prohibidos, las jóvenes, con edades comprendidas entre los 16 y 17 años, apostaron por crear la empresa Single Changecon, con el objetivo de reducir el uso de las bolsas de plástico.

Cinco preparatorianas españolas diseñan bolsas degradables en el agua

Pretenden solucionar el problema del plástico en el mar usando un material que desaparece.

Están preocupadas por el impacto del plástico en los mares, cinco alumnas españolas. Sus nombres son: Maialen Ozamiz, Iraide Ugalde, Ane Sánchez, María Caballero y Katalin Ortúzar. Son españolas y  han creado unas bolsas con tela soluble. Se degradan en el agua al cabo de un tiempo.

La creación surgió de un ejercicio planteado a los alumnos de bachillerato. Tenían que crear un proyecto y dar respuesta a una problemática o necesidad con el fin de desarrollar la capacidad de emprendimiento de la juventud.

“El proyecto consta básicamente en crear una empresa e intentar vender determinados productos. Somos conscientes de lo que está pasando con el medio ambiente. Queríamos buscar una solución al grave problema de las bolsas de plástico en el mar”, explicaron las alumnas.

Hacia el hallazgo

Partiendo de la nueva ley con la que en 2021, en Europa, todos los plásticos de un solo uso estarán prohibidos, las jóvenes, con edades comprendidas entre los 16 y 17 años, apostaron por crear la empresa Single Changecon, con el objetivo de reducir el uso de las bolsas de plástico.

De este modo, las jóvenes emprendedoras crearon las clásicas bolsas de tela con el propósito de generalizar su uso y de paso parte del dinero recaudado iría destinado a alguna asociación que trabaje en la recuperación de los animales del mar.

Por otro parte, decidieron diseñar otras bolsas mezclando fibra de planta con algodón consiguiendo así que fueran disolventes en agua. “Investigando por internet encontramos esta tela.

“Si este tipo de bolsas terminan en el fondo del mar, no son tóxicas para los animales y se disuelven del todo en un tiempo aproximado de cinco minutos”, puntualizaron las emprendedoras.

Alcances globales

En un plazo de cinco días, tiempo máximo establecido por el centro, las alumnas, además de crear la empresa y el prototipo de varias, han tenido que diseñar una página web, dar a conocer su proyecto por redes sociales (Facebook, Twitter e Instagram) y grabar un video promocional.

En este sentido, el trabajo audiovisual se ha enriquecido con mensajes de las propias creadoras en cinco idiomas (euskera, español, inglés, francés y alemán).

“Nos dieron la posibilidad de crear nosotras los grupos que queríamos y hemos trabajado muy a gusto. Rompemos con la rutina de las clases y la verdad disfrutamos mucho con este tipo de proyectos”, aseguraron las estudiantes de primero de bachillerato.