Finanzas y Economía

¿Qué le espera a las Fintech con las nuevas políticas económicas de México?

Esta plataforma, cuyas pruebas piloto iniciarían en este año, llegará como alternativa de pago electrónico y operará sobre la plataforma del Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios (SPEI). La finalidad es reducir el manejo de efectivo y facilitar la inclusión financiera de la población a través de smartphones.

¿Qué le espera a las Fintech con las nuevas políticas económicas de México?

El plan del gobierno federal podría impulsar el campo de las soluciones financieras por medio de la tecnología móvil.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, junto con representantes de la Secretaría de Hacienda, el Banco de México y la Asociación de Bancos de México, realizó la presentación del Programa de Impulso al Sector Financiero. Esta iniciativa, de ocho puntos, plantea apoyar al sector bancario y fomentar la inclusión tecnológica en el sector financiero.

El primero de ellos se refiere a la modalidad de pagos electrónicos de bajo valor a través de dispositivos móviles nombrada Cobro Digital (CoDi). Esta modalidad permitirá que desde un teléfono celular o un sitio de Internet, y por medio de un código QR, se efectúen transacciones de compraventa en comerciantes físicos y electrónicos de cualquier tamaño.

Inclusión financiera

Esta plataforma, cuyas pruebas piloto iniciarían en este año, llegará como alternativa de pago electrónico y operará sobre la plataforma del Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios (SPEI). La finalidad es reducir el manejo de efectivo y facilitar la inclusión financiera de la población a través de smartphones.

Estos dispositivos son los preferidos para la conexión a internet en México. Un 53% de los usuarios de la banca realiza operaciones bancarias. De acuerdo con el 14° Estudio sobre los Hábitos de los Usuarios de Internet en México 2018 de la Asociación de Internet MX.

La potencialización

La implementación de esta plataforma alentará la competencia en el mercado de pagos electrónicos y con las compañías que habilitan pagos para la población, como Billpocket.

Frente a ello, las empresas orientadas a la creación de soluciones financieras digitales podrían encontrar un terreno, cuya perspectiva tiene mayor proyección. Esto podría potencializar la preferencia de los consumidores por utilizar aplicaciones móviles para realizar sus transacciones, reduciendo las comisiones y tiempos de espera para la liquidación de sus ventas y logrando así un sistema financiero más inclusivo.