Opiniones

¿Por qué motivar a los niños a emprender?

Justo es la infancia y la adolescencia cuando se tiene el hambre de “comerse al mundo”. Y son seres inocentes que se sienten capaces de realizar cualquier cosa sin temor.

¿Por qué motivar a los niños a emprender?

“No necesitas tener una empresa de cien personas para desarrollar esa idea”

Larry Page

La mayoría de los niños crece con un instinto de emprendimiento. Si bien no conoce aún esos términos en su vida, siempre tiene la idea de crear algo. Un sueño que desea hacer realidad.

Estoy seguro que más de uno quiso ser astronauta durante su infancia. Para conocer el espacio. Doctor para sanar a alguno de sus familiares. Incluso veterinario para ayudar a sus mascotas. Pero eso, se deseaba en el momento y no teníamos ni idea de que era necesaria una carrera que mínimo duraría 15 años de nuestras vidas.

Hoy en día esas ideas de querer solucionar los problemas cotidianos mientras somos niños no ha cambiado. Pero a diferencia de hace una década ahora existen más posibilidades para que lo que se desea se haga realidad.

Que un infante desee emprender un proyecto, va más allá de sólo tener las bases para un negocio en un futuro. El niño no piensa en el dinero, sino en la forma de resolver algo en su vida o de cumplir una meta. Sin duda, el dejar de lado la ganancia hace que te concentres en realizar lo que te gusta y transmitir esa pasión a los demás que colaborarán contigo.

Justo es la infancia y la adolescencia cuando se tiene el hambre de “comerse al mundo”. Y son seres inocentes que se sienten capaces de realizar cualquier cosa sin temor.

Motivar a los niños a emprender permite que desarrollen habilidades personales que en la mayoría de las ocasiones no encuentran en un salón de clases. Por ejemplo, la capacidad de trabajar en equipo para obtener un mismo fin. La seguridad en sí mismo y la satisfacción de ver lo que es capaz de hacer que por supuesto lo llevará a plantearse más metas y a lograrlas.

TEMAS